Esta información y sus vínculos no se debe considerar un consejo médico si no ha existido una consulta presencial con diagnóstico y examen físico

Crecimiento facial-nasal y el desarrollo maxilar

¿Qué quiere saber sobre el procedimiento?

En la actualidad se conoce mucho acerca del control de crecimiento maxilar, por lo cual se puede dar solución a muchos problemas maxilo-orales cuyos factores son determinantes después del crecimiento y desarrollo de estos, para ello es muy importante destacar y resaltar las diferencias cráneo-faciales y maxilo-faciales en el diagnóstico y estudio propio para cada caso, ya que cada paciente presenta características individuales.




CASOS MAXILOFACIAL / RINOPLASTIA
CASOS RINOPLASTIA



Ilustración sobre el crecimiento Maxilofacial

El crecimiento (cambios cuantitativos y cualitativos) y desarrollo maxilar (aumento de las dimensiones) de una persona es un proceso continuo que se inicia en el momento de la concepción y culmina al final de la pubertad alrededor de los 17 a 19 años dependiendo de las estructuras orales propias de cada persona; en ese rango de edades la hipertrofia (tamaño) e hiperplasia (número) de los tejidos constitutivos del organismo terminan de crecer o de evolucionar.

Ilustración Dimenciones en estructuras orales

Los factores que se deben tener en cuenta en el crecimiento y desarrollo maxilar son: Influencias genéticas, relación con el medio ambiente, control neuroendocrino, factores nutricionales- metabolismo y potencial de crecimiento orgánico.
La presencia de un antecedente de trauma (golpe fuerte en la región facial) durante el proceso de crecimiento puede llegar a afectar el mismo, produciendo alteraciones y asimetrías faciales.

Antes de querer realizar un procedimiento maxilo-oral o maxilo-facial se debe realizar un estudio facial detallado que ayuda a crear un diagnóstico puntual sobre los objetivos quirúrgicos pertinentes para el paciente o la paciente. Otra razón por la cual el estudio facial es indispensable para determinar cualquier actividad o procedimiento a seguir es porque los cambios en el crecimiento y el desarrollo maxilar son procesos individuales, son simultáneos e independientes según el patrón de crecimiento propio de cada persona (factores genéticos y ambientales), ya que no necesariamente un tejido tiene que terminar de crecer para luego desarrollarse.


La herencia o los factores genéticos influyen en la proyección facial y en algunos procesos dinámicos, tales como secuencia de maduración ósea y dentaria, la velocidad de crecimiento y la edad de menarquia. Por otro lado, la influencia ambiental es determinada por factores nutricionales que interfieren en el desarrollo maxilar durante su proceso de crecimiento.

El principal determinante del crecimiento del maxilar y de la mandíbula, es el aumento de tamaño de las cavidades nasales y orales, que crecen como respuesta a las necesidades funcionales.


La zona o área nasal (surcos nasales) tienen el mismo comportamiento de crecimiento que las estructuras maxilares ya que su crecimiento es periostal-endostal en relación entre cara-cráneo por otro lado, el tabique nasal y la mandíbula corresponden a un crecimiento cartilaginoso, por esta razón se puede realizar la cirugía de rinoplastia y corrección maxilar en un solo tiempo quirúrgico considerando el crecimiento del complejo nasomaxilar (constituido por la nariz, el maxilar y los pequeños huesos asociados).

Ilustración tabique nasal con mandíbula

Cuando un paciente desea o requiere realizarse una cirugía maxilofacial normalmente es por tres razones, ya sea porque tiene problemas de mala-oclusión, problemas de quistes o tumores maxilares o por temas propiamente reconstructivos por causa de accidentes o malformaciones genéticas. Por así decirlo, los huesos maxilares están unidos por medio de suturas entre los huesos membranosos del cráneo y los maxilares y son consideramos como centros de crecimiento, junto con los puntos de osificación endocondral de la base del cráneo y del cóndilo mandibular; El desplazamiento de la mandíbula, se debe a la presión creada por el crecimiento de dichas suturas, de tal forma que los huesos son literalmente empujados hacia abajo y adelante según el caso.

Aunque no existe cartílago en el maxilar, sí existe en el tabique nasal, y el complejo nasomaxilar como se hablaba anteriormente, entonces, el tabique nasal actúa como un regulador de otras facetas del crecimiento maxilar, debido a que este se encuentra situado de tal modo que su crecimiento podría producir fácilmente un desplazamiento anteroinferior del maxilar. Las suturas del maxilar actúan como zonas reactivas, respondiendo a este desplazamiento formando hueso nuevo al ser empujadas por las fuerzas del cartílago en crecimiento. Aunque la cantidad de cartílago del tabique nasal va disminuyendo al continuar el crecimiento, sigue persistiendo en esta zona durante toda la vida, lo que hace posible su papel como regulador en el cambio maxilo-facial y con relación a la rinoplastia-facial.