El sueño y el adecuado descanso

¿Qué quiere saber sobre el procedimiento?

PRODUCTOS AVALADOS POR LA SOCIEDAD COLOMBIANA

El sueño y el adecuado descanso son los responsables de la buena salud de la piel.

Durante el día, toda la energía de nuestro cuerpo está concentrada en la actividad. La piel, como primer contacto con el mundo, concentra todos sus esfuerzos en protegernos de factores externos como los rayos UV, la contaminación, la fatiga, el envejecimiento y las alteraciones del ADN entre otros.

Durante la noche, en el descanso del sueño, todos los esfuerzos se dirigen a activar la regeneración y reparación celular. En la piel, se aumenta la síntesis de fibras de colágeno, se activa la micro circulación en vasos capilares y se esfuerza la eliminación de las toxinas. Por estas razones, cuando las horas de descanso no son suficientes, la reparación de la piel es menos eficaz, es decir, la piel se nota seca y desgastada y se acelera la aparición de las marcas del paso de los años. Esto se traduce en arrugas, ojeras, una imagen de cansancio constante y envejecimiento. El contacto permanente con productos hipoalergénicos naturales como la soya, el látex y el algodón benefician de manera directa el descanso, la salud y juventud de la piel.

El colchón y la almohada pueden ser responsables de alergias respiratorias y afecciones bronquiales porque acumulan ácaros y bacterias. La humedad por la sudoración y el calor corporal potencian su crecimiento. Durante la noche eliminamos líquidos, alrededor de 1/6 de litro cada día. Esta humedad se va acumulando en nuestro colchón y almohada, los cuales, si no tienen un tratamiento adecuado antiácaros y antihongos, pueden ir desarrollando colonias de estos microorganismos que con el tiempo ocasionarán trastornos en nuestra salud. Estos ácaros y sus esqueletos al igual que la descamación cutánea, son potentes alérgenos y aceleran los mecanismos de defensa del cuerpo, los que activados inadecuadamente, llevan a la aparición y empeoramiento de la rinitis, faringitis, bronquitis y asma.

Es poco frecuente ver que las personas tomen conciencia de la importancia del colchón en estas anomalías. Muchas veces culpan de sus afecciones a múltiples factores y no se dan cuenta que el colchón y la almohada sobre los cuales permanecen 1/3 o más de su vida, son los causantes.