Nariz torcida más que un simple problema estético

¿Qué quiere saber sobre el procedimiento?

Consecuencias Físicas y Psicológicas
Nariz torcida más que un simple problema estético



Una típica nariz de bruja. Así era la de María Puerto a causa del golpe que sufrió tras caerse de la bicicleta a los 7 años. Lo ocurrido no generó, en ese momento, mayor alarma. La solución no pasó de ponerle un poco de hielo.

Sin embargo, y a medida que iba creciendo, su nariz no solo se fue torciendo hacia el lado izquierdo con una forma redondeada en la punta, sino que empezó a tener problemas para respirar, sobre todo de noche, cuando se iba a dormir.

Y con problemas de autoestima, María se convirtió en la candidata ideal para una cirugía correctiva de nariz.

Según los expertos de 10 pacientes que recibe en su consultorio, 6 ó 7 quieren hacerse un cambio en la nariz., "los golpes de la niñez no se corrigen y cuando las personas crecen, esta toma la dirección hacia la cual el tabique se
tuerce; lo ideal, después de que traumas de este tipo son atendidos en urgencias, es consultar con un otorrinolaringólogo". Ni duermen ni respiran bien
"Aunque todo depende de las características individuales del caso, normalmente los niños menores de 5 años no deben someterse a cirugías, a menos que la situación sea grave y lo amerite", Uno de los problemas que más mortificaba a María era no poder dormir tranquilamente. "Si la nariz está torcida produce obstrucción, la persona no respira por

la nariz sino por la boca y ronca; se trata de personas que siempre están cansadas, porque nunca pueden alcanzar las etapas de sueño profundo; el rendimiento laboral y escolar se afectan", señala Cobo.

Claro está que si las personas experimentan problemas de respiración, pese a no percibir su nariz torcida, deben consultar con el especialista.

María, de 16 años, acaba de someterse a una cirugía correctiva: el tabique fue puesto en su lugar y la orientación, el tamaño y la forma de la nariz también se mejoraron. El cambio fue notorio cuando pudo dormir con tranquilidad y llevar a cabo otras actividades, sin terminar agobiada por la falta de aire.


Asesoría:
Jorge Espinosa, Sociedad Colombiana de Cirugía Plástica Facial.

EL TIEMPO - 22 DE OCTUBRE DEL 2008