Problemas de respiración en la niñez pueden llegar a afectar el crecimiento de la cara y la naríz