Esta información y sus vínculos no se debe considerar un consejo médico si no ha existido una consulta presencial con diagnóstico y examen físico

Cuerpo de fisicoculturista, sin una gota de sudor

¿Qué quiere saber sobre el procedimiento?

Sigue en aumento el número de hombres que acuden a la cirugía plástica, para mejorar su apariencia física,  uno de los procedimientos que más auge experimenta es el aumento de los pectorales, para al canzar un tórax más voluminoso y armónico. Porque un torso musculoso es sinónimo de masculinidad y buena salud.

El implante pectoral, brinda  a los hombres la posibilidad de obtener  rápidamente, con un proceso ambulatorio, formar los pectorales dándoles una apariencia de firmeza, volumen y estética corporal.


Los hombres modernos están cada vez más interesados en su apariencia personal por eso están recurriendo a opciones como el gimnasio, comida saludable, logrando de este modo un cuerpo más armonioso,  pese a esto existen algunos casos donde el cuerpo presenta desarrollo muscular defectuoso y es necesario recurrir a procedimientos quirúrgicos, o simplemente  se realizan para obtener efectivamente una apariencia más estética, ha llegado un novedoso procedimiento quirúrgico con el cual podrán alcanzar un tórax voluminoso y tonificado.

“El procedimiento quirúrgico consiste en la colocación de implantes blandos  de gel de Silicona  mediante una incisión axilar, en un bolsillo detrás del músculo pectoral. El cirujano debe ser muy cuidadoso de guardar la simetría y proporción en ambos lados del tórax. Además, no hay problemas posteriores con la cicatriz, porque queda convenientemente oculta bajo la zona axilar”, señala Claudia Patricia Nieto González, médica cirujana especializada en cirugía plástica, estética y reconstructiva, de la Clínica Plástica, Imagen y Juventud  en Bogotá.
Existen tres grupos de pacientes que buscan este tipo de cirugía:
El primer grupo consta de un fin puramente estético, deseando un contorno de tórax mayor, músculos pectorales bien definidos y masculinos. Aquí se encuentran los hombres  que habitualmente realizan largas sesiones de ejercicios en los gimnasios, pero no consiguen un visible o protuberante desarrollo muscular a pesar del entrenamiento continuo. También están, aquellos hombres que desean conseguir más volumen de una forma más rápida y con un menor esfuerzo.
 
En el segundo grupo podemos encontrar  aquellas personas con lesión en el musculo pectoral mayor, dado a la sobrecarga en el entrenamiento, y finalmente el tercer grupo se componen de los que presentan malformaciones congénitas,  es decir  no tienen desarrollo del músculo pectoral y /o presentan atrofia secundaria por lesiones nerviosas.
 
Estos implantes pectorales están elaborados en un compuesto blando de  gel  de Silicona, su consistencia es blanda y suave al tacto, pero brinda una firmeza similar a la del músculo ejercitado. Actualmente existen implantes de distintas formas y tamaños que se adaptan al torso del paciente. La silicona  es un material medicamente probado y utilizado en medicina durante más de 20 años.
 
 “Los implantes se deben acomodar a la estatura, peso y tórax de cada paciente. Los cirujanos plásticos, en el examen preoperatorio, recomiendan los que se adaptan a cada condición física”, precisa la cirujana plástica Claudia Nieto.

La cirugía para la colocación de implantes pectorales se realiza bajo anestesia general, con inducción intravenosa y mantenimiento inhalatorio. Esto significa que el paciente permanece dormido durante la intervención, absolutamente tranquilo, no percibe dolor y es completamente indiferente a la cirugía. La intervención tiene una duración de una a dos horas y puede o no requerir hospitalización, dependiendo de las condiciones del paciente. Durante la recuperación, el paciente debe usar, por no menos de dos semanas, un vendaje compresivo o faja para impedir el desplazamiento de los implantes.

Artículo de la Dra. Claudia Patricia Nieto Gonzalez, Ver aquí

Fuente: Revista Quetal.com Ver artículo en Revista Quetal.com, Clic aquí