Esta información y sus vínculos no se debe considerar un consejo médico si no ha existido una consulta presencial con diagnóstico y examen físico

Resturar el Punto G para aumentar el placer sexual

¿Qué quiere saber sobre el procedimiento?

Al recibir la aplicación de una sustancia llamada ácido hialurónico por parte de un médico especialista, una mujer de cualquier edad puede garantizar que durante uno o dos años su placer sexual se acrecentará al entrar en contacto con el mítico Punto G.

Una de las formas recientes de aumentar el placer sexual femenino se logra después de una sencilla intervención médica de no más de 30 minutos de duración, que realiza un médico especialista inyectándole ácido hialurónico en el mítico Punto G, una zona erógena muy sensible situada en la pared frontal de la vagina.

El ginecólogo alemán Ernest Grafenberg, en los años cincuenta del siglo pasado, fue uno de los primeros especialistas en investigar y establecer la existencia del Punto G, piedra angular de la sexualidad femenina postmoderna. Sin embargo, por tabúes sexuales, sus investigaciones no tuvieron la debida repercusión y cayeron en el silencio.

Según sus pesquisas, el Punto G se encuentra a medio camino entre la parte trasera del hueso púbico y el clítoris, en la zona de la pared delantera hacia la abertura vaginal. Es como una prolongación de la zona bulbosa del clítoris, por lo que su estimulación desarrolla una sensibilidad y un placer mayor de este lugar. La restauración del Punto G consiste en aplicar ácido hialurónico en esa zona erógena, para aumentar su volumen, engrosarla y, por tanto, durante la penetración sexual reciba más fricción, mayor roce y, en consecuencia, la mujer obtenga más placer, afirma Claudia Patricia Nieto González, Médico Cirujana especializada en Cirugía Plástica, Estética y Reconstructiva.

Este procedimiento se conoce como G-Shot. Su inventor fue el ginecólogo estadounidense David Matlock, conocido como El Picasso de la vagina. Según él, el 87% de las mujeres que se sometieron a esta intervención aumentaron su excitación y gratificación sexual.

La inyección del ácido Hialurónico en el punto G, no es en ningún caso una formula milagrosa sino de una ayuda extra. Si este se aumenta, se vuelve más accesible y más receptivo al placer, porque es estimulado cualquiera que sea la posición al realizar el acto sexual. Es un procedimiento ambulatorio para el que no es necesario que la paciente se realice un acondicionamiento previo ni tenga que cumplir con unos requisitos determinados. Sólo se aconseja evitar las relaciones sexuales durante los dos días siguientes a la intervención. Su costo está entre un millón y tres millones de pesos, que depende de la marca de ácido hialurónico escogida.

Punto g

Fuente: amores.com.co