Esta información y sus vínculos no se debe considerar un consejo médico si no ha existido una consulta presencial con diagnóstico y examen físico

Desconfié de los precios extremadamente bajos en cirugía plástica

¿CUÁNTO VALE LA BELLEZA?:
LO BARATO PUEDE COSTARLE LA VIDA

  • El precio no debe ser el único factor de decisión para practicarse un procedimiento estético
  • Si el valor de la cirugía es bajo tenga cuidado con la calidad de los insumos o prótesis

 

Si ha pensando en una intervención quirúrgica para mejorar aquellos detalles que le molestan de su físico, es importante que considere varios aspectos más allá de consultar la billetera o el bolsillo, ya que no debe olvidar que la vida corre peligro y ésta no tiene precio. Recuerde: lo barato puede salirle caro.

Constantemente nos enteramos, por los medios de comunicación, del fallecimiento de alguna persona por haberse sometido a una operación de liposucción, mamas o glúteos que ocurren en centros de estética, clínicas no autorizadas o practicadas por personas sin conocimiento y preparación. Hechos que suceden por falta de información del paciente y que sólo acuden a éstos sitios atraídos por la necesidad de practicarse la cirugía y por los precios extremadamente bajos que se ofrecen.

Estos casos abren el debate acerca de los riesgos de someterse a una cirugía, ya que son varias las personas que cegadas por el deseo de realizarse el procedimiento buscan una solución rápida y económica, arriesgando la salud y la vida.

El doctor Jorge Alberto Espinosa Reyes, médico y cirujano de la Universidad Militar Nueva Granada y del Hospital Militar Central con especialización en Otorrinolaringología y en Cirugía Plástica Facial Reconstructiva y Estética; explica que el simple hecho de escoger un médico sin la debida acreditación, idoneidad, especialización y respaldo implica de inmediato una falta de conocimiento sobre la capacidad y calidad del profesional. Muchas personas se fijan más en el costo económico del procedimiento estético que en la experiencia del médico, su especialidad y la acreditación de la clínica; lo cual redunda en el resultado final del proceso estético.

Opinión que es compartida por la doctora Claudia Patricia Nieto González, médica y cirujana de la Universidad Militar Nueva Granada y del Hospital Militar Central con especialización en Cirugía Plástica Maxilofacial y de la Mano en el Hospital Clínica San Rafael en Bogotá.

Cómo elegir un cirujano Idoneidad, formación, experiencia, especialización, el tiempo de la consulta, empatía y no dejarse llevar por el valor, como algo primordial para tomar la decisión de la operación, son los factores que se deben tener en cuenta para determinar cómo elegir al cirujano. Todo proceso quirúrgico requiere una intensa comunicación entre el médico y paciente.

“El cirujano conoce a su paciente tanto desde su aspecto psicosocial como biológico. El paciente debe conocer a su médico no porque supo que sus costos operatorios son bajos, sino porque tiene buenas referencias, conoce los resultados y la calidad de los insumos”, explica la doctora Claudia Patricia Nieto González, quien, además está vinculada a la Clínica Plástica, Imagen y Juventud, en la capital del país. Agregando que el paciente se debe preocupar de conocer la trayectoria profesional de su médico a través de las diferentes sociedades competentes, “la evaluación clínica del paciente puede en algunos casos determinar que un candidato no es apto para la cirugía que solicita, y eso es taxativo para un profesional idóneo y correcto”, indica.

Cuando se habla de cirugía generalmente se piensa en los resultados, pero hay importantes aspectos que se deben tener en cuenta durante el proceso, porque como nos explica el doctor Jorge Alberto Espinosa Reyes, quien, también pertenece a la Clínica Plástica, Imagen y Juventud; “hay riesgos inherentes a cualquier operación, los que se puede minimizar si el médico y el centro están calificados y cuentan –en el caso de las instalaciones- con todos los servicios para una emergencia”. Es importante, destaca, que los anestesiólogos también deben estar certificados y con especialización en cirugía estética.

“El tiempo de duración de una consulta o de una valoración para un candidato a una cirugía plástica no debe ser inferior a 30 minutos, si es menos hay que dudar de la calidad del cirujano; además, el paciente se debe asegurar que quién lo atiende en la consulta sea quien lo opera”, recomienda el doctor Espinosa. En muchos casos, denuncia, el médico que lo valora no es quien lo interviene y sólo se vende una imagen. Las clínicas, adicionalmente, deben cumplir con las normas legales y de seguridad sanitarias, acreditación y de manejo de protocolos en casos de emergencias. De ahí, que el precio a la hora de seleccionar un cirujano y una clínica, no son primordiales.

Consecuencias de no elegir bien
Son muchos los elementos que hay que priorizar antes de tomar la decisión de hacerse un proceso estético, de lo contrario puede ocasionar consecuencias funestas, a un costo incalculable:

  1. Si la clínica y el cirujano no son idóneos puede producirle hasta la muerte al paciente.
  2. Secuelas o deformaciones en el rostro o el cuerpo por un mal procedimiento.
  3. Al afectar una parte se debe someter a una nueva intervención sin la seguridad de que se pueda restaurar la parte afectada. Lo cual significa nuevos costos económicos y sicológicos. Y por qué no hacerlo bien desde un comienzo.

Tenga en cuenta

  • Primero que todo no se deje llevar sólo por la publicidad o la fama del cirujano.
  • Investigue, indague, pregúntele al médico acerca de su idoneidad y si será él quien lo operará.
  • La clínica y el cirujano, debidamente acreditado, siempre le fijarán un precio exacto al procedimiento y se lo mantendrán durante un tiempo determinado.
  • Recuerde que si por alguna razón la cirugía es aplazada tiene derecho a que le reembolsen su dinero.