Esta información y sus vínculos no se debe considerar un consejo médico si no ha existido una consulta presencial con diagnóstico y examen físico

Valoración preanestésica

La valoración preanestésica es un proceso juicioso y organizado para proveer al paciente un cuidado anestésico seguro, oportuno y eficaz antes, durante y después de toda cirugía. Mediante la valoración preanestésica el equipo médico determina el estado físico de la persona que va a ser sometida a una intervención quirúrgica. A través de análisis de laboratorio y otros exámenes, el equipo médico determina la reserva funcional orgánica del paciente y toma las medidas pertinentes que permitan llevar al paciente a cirugía minimizando los riesgos que conlleva todo procedimiento quirúrgico.

El médico anestesiólogo es el médico especializado en la práctica de la anestesia y el encargado de ocuparse de la anestesia de los pacientes durante una intervención quirúrgica o tratamiento. De esta misma forma, él es el responsable de controlar la temperatura, presión arterial, respiración y demás funciones corporales en la etapa intraoperatoria.



Días antes de la cirugía, el paciente es convocado a una evaluación preanestésica realizada por el anestesiólogo quien busca establecer cualquier alteración que pueda comprometer la salud del paciente y definir tanto su estado como el manejo estratégico de las características reveladas por la evaluación.

Generalmente la valoración pre anestésica incluye los siguientes apartados:

  • Valoración de enfermedades activas.
  • Antecedentes quirúrgicos.
  • Medicación que no se debe suspender.
  • Alergias.
  • Valoración física.
  • Valoración respiratoria.
  • Dieta.
  • Valoración funcionamiento órganos de eliminación.
  • Valoración del estado de ánimo del paciente.
  • Consentimiento informado


El anestesiólogo realiza un completo examen físico que incluye la toma de signos vitales, talla y peso, además de una evaluación completa de las vías aéreas.

El anestesiólogo inspecciona también la cavidad bucal, ausculta los pulmones y evalúa la función respiratoria. Es posible que el anestesiólogo ordene nuevas pruebas de tamizaje preoperatorio o se apoye en las que han sido previamente requeridas por el cirujano. Posterior a este examen el médico realiza una clasificación de su estado físico de acuerdo a unos parámetros clínicos específicos.

El examen físico: Generalmente el examen físico incluye los siguientes parámetros, entre otros:

  • Toma de la presión arterial.
  • Temperatura.
  • Frecuencia cardíaca.
  • Frecuencia respiratoria.
  • Estado, coloración, turgencia y textura de la piel y mucosas.
  • Toma de peso y medida.


Durante esta consulta el médico anestesiólogo indica si debe continuar con los medicamentos que usted toma, si es el caso. De igual manera, le hará una serie de recomendaciones, las cuales usted debe seguir de manera juiciosa, que incluyen ayuno, aseo personal, retiro de prótesis dentales y manejo post operatorio, entre otras.

La valoración anestésica abarca mucho más que la simple obtención de datos y prepara al paciente para el proceso anestésico y el manejo postquirúrgico.

Medidas de prevención Monitoría

Las complicaciones relacionadas con la anestesia han disminuido notoriamente durante los últimos años. En Colombia la incidencia de resultados adversos es baja gracias a que la evaluación preoperatoria y la monitoría intraoperatoria permiten identificar cualquier patología o factor que pueda incrementar la posibilidad de eventos adversos perioperatorios. Toda persona que va a ser intervenida quirúrgicamente se somete a un interrogatorio sobre su historia clínica.

El documento resultante, llamado hoja de anestesia, permanece en sitio visible en la sala de operaciones durante la cirugía. La evaluación preanestésica acoge múltiples fuentes y registros previos, examen físico y evaluación de pruebas paraclínicas. Así mismo, antes de la cirugía, el paciente firma un consentimiento informado que atestigua que ha sido debidamente informado y que entiende suficientemente el procedimiento, y la forma anestésica o analgésica que se va a utilizar, así como el riesgo anestésico que conlleva toda cirugía. Durante el desarrollo de la consulta preanestésica y una vez analizado todo el cuadro preoperatorio, el paciente puede sentirse mucho más tranquilo y disminuir su ansiedad al comprobar que el anestesiólogo ha desarrollado todo un plan anestésico para su seguridad, orientado a minimizar todos los posibles riesgos. Durante la cirugía el anestesiólogo controla el ritmo cardíaco, presión arterial, respiración y monitoriza la temperatura corporal del paciente y demás funciones fisiológicas. Toda sala cuenta con un equipo de RCP (Reanimación cardiopulmonar), con el fin de poder enfrentar debidamente cualquier eventualidad.

La valoración preanestésica permite así disminuir sustancialmente las complicaciones y molestias postoperatorias.

¿Qué es la profilaxis antiembólica?

El tromboembolismo venoso en intervenciones de cirugía plástica es uno de los riesgos de esta práctica quirúrgica. No obstante, el cirujano experto y responsable toma todas las medidas preventivas para evitar esta eventualidad.

La Dra. Claudia Nieto acostumbra llevar a cabo una serie de estrategias preventivas con el fin de prevenir la formación de trombos o coágulos. Cuando ocurre una lesión, el organismo pone en marcha un mecanismo que limita la pérdida de sangre. A este mecanismo se le conoce como hemostasia. Gracias a la coagulación, componente de la hemostasia, la sangre pierde su liquidez y pasa a un estado gelatinoso y luego sólido, con el cual el organismo busca detener la pérdida de sangre. Sin embargo, en este proceso cuando un trombo o coágulo se desprende y viaja hasta otro lugar del cuerpo puede llegar a taponar o interrumpir la llegada de sangre oxigenada a un tejido, con lo que se produce una embolia.

Si bien no es posible diagnosticar cuando un paciente desarrollará un trombo, el médico puede tomar ciertas medidas para prevenirlo. Una vez el paciente ha decidido su operación, el cirujano diseña un plan preventivo que se implementa antes, durante y después del procedimiento. Además del posicionamiento adecuado y deambulación temprana, la Dra. Nieto suele utilizar mecanismos de compresión neumática y elástica, así como tratamiento medicinal anticoagulante.

El Guía de profilaxis antiembólica utilizado por la Dra. Nieto incluye:

1. Medias antiembólicas durante la cirugía y hasta que el paciente comience a caminar y recupere una movilidad normal.

2. Aparato de compresión pasiva durante la cirugía y en el postoperatorio.

3. Flexión de las rodillas durante el procedimiento quirúrgico.

4. Enoxaparina o Fraxiparina después de la cirugía.

5. Deambulación temprana del paciente.

(Ver también: Información sobre enfermedades sistémicas >>).


Fotografia Cirugía Senos