Esta información y sus vínculos no se debe considerar un consejo médico si no ha existido una consulta presencial con diagnóstico y examen físico

Láser fraccionado de piel

¿Qué quiere saber sobre los procedimientos con láser?

Generalidades del láser
El uso de la luz como tratamiento médico se ha incrementado en los últimos años. Por ejemplo, la luz ultravioleta se usa para el tratamiento de una enfermedad llamada psoriasis.

Desde 1960 se han usado láseres en medicina con resultados muy buenos reemplazando en muchas oportunidades el bisturí, mejorando la piel que ha sido dañada por el sol, removiendo folículos pilosos de áreas no deseadas o rejuveneciendo el rostro entre otros.

Desde los años 90 el láser se ha usado para remover la capa mas externa de piel de la misma manera como lo hace la dermoabrasión y los peelings químicos, pero con una menor incapacidad e incomodidad.

El láser es un haz de luz de alta energía que se enfoca en una determinada área de la piel produciendo un efecto que técnicamente se conoce como foto termólisis selectiva es decir un efecto selectivo de ruptura por medio de la luz. Cada tipo de láser afecta un tipo de tejido diferente según el color del mismo.



Para entender como funciona un láser es importante entender que la piel tiene tres capas:
La epidermis (la capa más externa), dermis (la capa media y la hipodermis (la capa más profunda). La epidermis contiene las células que producen los pigmentos de la piel y se llaman melanocitos que son los responsables del color de la piel.

La dermis esta hecha de colágeno y elastina y provee a la piel de su resistencia y elasticidad.

A medida que pasan los años, se va alterando la apariencia de la piel, la epidermis se hace más delgada y el colágeno de la dermis disminuye haciendo más evidentes las arrugas y las líneas de expresión.

Con el paso del tiempo la piel sana y brillante de la juventud se va haciendo mas delgada, mas seca y con irregularidades, manchas y arrugas. Esto se debe al envejecimiento relacionado con la edad (envejecimiento intrínseco o cronológico) y al envejecimiento relacionado con el daño que produce la luz del sol sobre la piel (foto envejecimiento).

El crono envejecimiento comienza a evidenciarse después de los 30 años como arrugas y laxitud de la piel debido a la perdida de elastina y a la desorganización del colágeno.

La foto está relacionada directamente con la intensidad y el tiempo de la exposición a la luz solar y se manifiesta como manchas y profundización de las arrugas. Cuando se suman estos dos procesos la piel se ve más seca, áspera y envejecida.

Láseres ablativos y láseres no ablativos

Los láseres ablativos o láser de resurfacing dirigen un rayo de alta energía, calentando el agua que compone cada una de las capas de la piel.

Durante el proceso de recuperación de la piel se reorganizan las fibras de colágeno y se regenera esta capa externa haciendo que lesiones como cicatrices de acné y daños solares cutáneos mejoren su apariencia y generando que el rostro luzca más sano que antes del tratamiento.

Los láseres no ablativos funcionan con niveles más bajos de energía que los ablativos y tratan los segmentos profundos de la piel sin eliminar completamente la capa más externa de la epidermis y disminuyendo el tiempo de recuperación y la posibilidad de que se presenten complicaciones.



El láser fraccionado

El tratamiento con láser fraccionado es un tratamiento no invasivo que utiliza un mecanismo para dividir la luz del láser en miles rayos que tratan micro zonas de la piel dejando zonas sanas de tejido.

A diferencia de la foto termólisis selectiva donde toda la superficie de la piel es tratada, con la foto termólisis fraccionada se trata solo una parte de la piel en forma de numerosos puntos que dejan áreas de la piel intacta.
Esto permite a la piel sanar mucho más rápidamente porque el tejido sano, no tratado, ayuda a llenar las áreas tratadas con nuevas células.



A medida que los pequeños puntos de piel tratada rejuvenecen la piel, los puntos no tratados brindan el soporte para una recuperación más rápida.
El concepto de fraccionamiento de la energía puede ser aplicado a láseres ablativos y no ablativos. La efectividad de los láseres fraccionados es similar a la de los no fraccionados pero sin los efectos colaterales e incapacidad.
Los tratamientos con los láseres fraccionados pueden utilizar las energías intensas de los láseres ablativos mientras conservan la seguridad y el mínimo tiempo de recuperación de los láseres no ablativos.
Como resultado de esto, los pacientes pueden realizarse un tratamiento muy poco riesgoso para conseguir el rejuvenecimiento de la piel.

La mejoría óptima que consigue el láser fraccionado es a los tres meses, periodo durante el cual, el colágeno se reorganiza y la piel se tensa. La duración del resultado depende de los cuidados de la piel con relación a la exposición al sol y al paso de los años.

Los efectos de los láseres fraccionados incluyen la reducción de las arrugas finas de la piel, la mejoría de las arrugas profundas, la reparación de la piel dañada por el sol en la cara, cuello y manos, la mejoría de las cicatrices del acné y la híper pigmentación como las manchas cafés de la piel.

Cada vez que pasa el láser sobre la piel se remueve una parte de la capa más externa de una manera precisa y controlada.



Rejuvenecimiento Facial con Láser Masculino