Esta información y sus vínculos no se debe considerar un consejo médico si no ha existido una consulta presencial con diagnóstico y examen físico

Recomendaciones para antes y después de la cirugía ritidoplastia

¿Qué quiere saber sobre Lifting Facial?

El Dr. Espinosa recomienda:


Antes de la cirugía:

  • No consumir medicamentos que contengan ácido salicílico (Aspirina) y derivados.
  • No haber fumado al menos un mes antes de la cirugía.
  • Informar de posibles alergias a medicamentos.
  • Mantener expectativas realistas con respecto a los resultados de la cirugía.



Después de la cirugía:

  • Revise que a la salida del hospital le sea entregada la fórmula, la incapacidad y la fecha del control.


  • Su alimentación después del primer día podrá ser normal.


  • Aunque el dolor suele ser mínimo, dentro de los medicamentos formulados se incluye un analgésico. Tómelo según las indicaciones anotadas en la fórmula. Si llega a notar dolor severo o persistente comuníquese con nosotros inmediatamente. Evite tomar Aspirina o medicamentos que contengan ácido acetilsalicílico.


  • Puede usar compresas frías sobre la cara y los párpados por 20 minutos 6 veces al día los primeros dos días.


  • Puede usar sus ojos para leer o ver televisión tan frecuentemente como quiera.


  • No use ningún tipo de maquillaje por dos semanas (delineador, sombras de ojos).


  • Podrá presentar algo de fatiga los primeros tres días, esto es normal debido a los efectos usuales de la anestesia y de la cirugía.


  • Como se le ha realizado una cirugía mayor deberá mantener reposo en su casa durante los primeros 3 a 5 días.


  • Cuando se mueva, se levante o cambie de posición, hágalo cuidadosamente los primeros 7 días. Al voltear su cabeza, muévala al mismo tiempo que los hombros como si fueran una sola unidad.


  • No deberá realizar ejercicio ni levantar cosas pesadas por 15 días. Podrá realizar ejercicio aeróbico leve después de tres semanas y ejercicio intenso sólo después de 6 semanas.


  • En términos generales podrá regresar a su actividad normal en un lapso de 8 a 15 días, siempre y cuando no esté expuesto a cambios drásticos de temperatura ambiental, esfuerzos físicos severos o alto riesgo de traumas o golpes en la cara. Evite la exposición prolongada a bajas temperaturas.


  • Deberá dormir semi sentado (por lo menos con dos almohadas) durante los primeros 14 días para facilitar la disminución de la inflamación; duerma de lado o boca arriba, nunca boca abajo.


  • Como se ha trabajado alrededor de las orejas no deberá usar aretes pesados durante por lo menos 6 semanas.


  • Para evitar cambios indeseables de la apariencia de su cara no se debe exponer al sol directamente durante los primeros 2 meses. Deberá usar protector solar nasal durante todo este tiempo. Cuando esté al aire libre debe utilizar protección como sombrilla o sombrero.


  • Para evitar cualquier golpe en la cara no cargue niños pequeños o mascotas después de la cirugía.


  • Limpie las heridas de la cara dos veces al día con aplicadores impregnados en agua oxigenada, después aplique la crema que se la ha formulado sobre la herida para evitar el exceso de costras y acelerar la desaparición de la coloración rojiza.


  • Podrá lavarse el pelo con champú a las 72 horas después de la cirugía evitando masajes fuertes. Tenga cuidado de no lesionar con el cepillo las heridas del cuero cabelludo o las que están alrededor de las orejas. No use secador por 5 días y posponga cualquier ondulado o tintura permanente del pelo por lo menos durante un mes después de la cirugía.


  • Es normal que en algunas ocasiones se presente inflamación y morados en la cara y el cuello que desaparecerán en un lapso de 8 a15 días. Si presenta cualquier inflamación, dolor o fiebre sin explicación contáctenos inmediatamente. Cualquier coloración rojiza de la parte blanca de los ojos o de los párpados es solamente el proceso normal de inflamación y va a mejorar durante el periodo de recuperación.


  • Los lóbulos de sus orejas y algunas porciones de su cara pueden sentirse dormidas por algunas semanas, esto desaparecerá a medida que los tejidos sanan.


  • Es muy importante que usted siga las instrucciones dadas en el consultorio y que asista a los controles planeados. En caso de necesitar información adicional, no dude en comunicarse con nosotros para resolver cualquier inquietud lo antes posible.


  • Las anteriores son indicaciones generales, no dude en llamarnos si necesita alguna aclaración. Recuerde que el éxito de la cirugía depende en gran parte de los cuidados postoperatorios.




Testimonial

RITIDOPLASTIA- POSOPERATORIO

AÑO NUEVO, CARA NUEVA, VIDA NUEVA

Un corazón joven siempre reflejará el rostro de la alegría

Cuando abrí los ojos me tomó tiempo saber en dónde me encontraba y discernir si estaba soñando o no. No sentía nada, no me ubicaba. Tardé unos segundos en recordar y aun estando bajo el efecto de la anestesia sabía que habían cambiado muchas cosas en mi exterior que inevitablemente transformarían mi interior.

Estaba en recuperación, en una habitación muy cálida. A mi lado estaba mi esposo quien me tomaba la mano y me miraba con una mezcla de pesar y angustia porque los hombres no son muy buenos para estas cosas. En la distancia escuché ese tono de voz que ya me era familiar, ese tono que amablemente convence a la gente. Un tono tranquilo, pero con la autoridad de quien está seguro de sí mismo porque sabe lo que dice. Era mi cirujano, el doctor Jorge Espinosa, que venía a verme.

Con esa sonrisa que inspiraba confianza y me hacía sentir mejor, me preguntó: ¿Cómo te sientes? Le respondí moviendo mi cabeza afirmativamente y continuó diciendo: “Sonia, todo salió muy bien, ahora gran parte de tu recuperación depende de los cuidados que tengas durante tu posoperatorio. Sé que estarás muy juiciosa para lucir espectacular en tu reunión. Podríamos decir que inicias una especie de retiro dedicado a cuidarte. No vas a sentir dolor ni molestias, pero es importante que sigas al pie de la letra mis instrucciones para que aceleremos tu recuperación.

La buena noticia es que ahora puedes aprovechar el tiempo con los libros y películas que te sugerí que compraras. Pocas veces tenemos tiempo para nosotros mismos y está demostrado que un estado de ánimo feliz y en paz, ayuda bastante en el posoperatorio y si le agregas altas dosis de risa, esta actúa como el mejor de los antídotos. Recuerda que debes tener un vendaje alrededor de la cara uno o dos días para controlar la inflamación y proteger tus heridas; en una semana vienes para quitarte los puntos. Aunque el dolor es mínimo te voy a recetar unos analgésicos para que no tengas molestias. Como te hiciste varios procedimientos no puedes hacer esfuerzos físicos: ni ir al gimnasio, a sauna, turcos o trotar, correr, montar en bicicleta, ni nada por el estilo durante un mes. No pude callar y dije: Pobre Pacho… se va a aburrir mucho. Tu nuevo mejor amigo debe ser el bloqueador solar y debes evitar exponerte directamente al sol por unos tres meses. Tus heridas se van a ver al principio, pero el tiempo las va desvaneciendo. En una semana te puedes comenzar a maquillar y eso te ayudará a sentirte mejor y, de paso, puedes disimularlas. Tampoco te puedes tinturar el cabello durante un mes.

Te reitero que el tiempo de recuperación depende de tu organismo y especialmente de tus cuidados. A lo que le respondí: Doctor, le prometo que me voy a cuidar muchísimo. Mañana ya te puedes levantar, ducharte, lavarte el cabello y caminar suavemente por tu casa. Si te vas a recostar, recuerda que tu cabeza debe estar levantada a unos 30º. No te preocupes por los morados, estos se volverán amarillos y luego desaparecerán completamente, lo mismo que la inflamación. Podrás regresar a tus labores cotidianas en unos 10 o 15 días, dependiendo de cómo vayas evolucionando.

El doctor me dio las instrucciones por escrito, para que no olvidara nada y la salida de la clínica. Como me preocupaba la llegada a mi casa porque no quería que me vieran mis vecinas, que son bastante comunicativas, lleve una pava que no desentonaba por el sol de estos días. Mi esposo manejó con mucho cuidado y me dijo que no creía que pudiera soportar todo eso. Sonreí porque sabía que cuando viera los resultados, esto no le parecería muy difícil. Llegamos a la casa y entré directamente para que nadie me viera. No quise mirarme al espejo porque sabía que aún no era el momento. Me recosté, coloqué música suave, un jazz de Charlie Parker y asumí la mejor actitud.

Las palabras de mi cirujano daban vueltas en mi cabeza porque en verdad quería recuperarme pronto. En dos meses era la reunión con mis excompañeros de colegio y quería verme y sentirme bien.

Seguí una a una sus instrucciones. Me dejé la venda, me recostaba con unas almohadas altas, no hice ejercicio y me dediqué esos días a ser productiva enriqueciéndome intelectual y espiritualmente. A veces es necesario el silencio y la quietud para escuchar nuestro corazón y nuestros propios pensamientos, que muchas veces acallamos con el trajín de la vida diaria, la tecnología, las noticias, la rutina…

Leí, escuché música y vi películas que me dejaban enseñanzas, aunque no voy a negar que también vi unas románticas que nos gustan tanto a la mayoría de las mujeres y que no soportan la mayoría de los hombres.

Volví a ver mis fotos de colegio porque inevitablemente sonrío. Es la época de la amistad sincera, de los que están contigo porque en verdad te quieren y eso lo sabe el corazón, aunque a veces nos engañemos. Es la época en la cual no hay agendas escondidas, es sencillamente el deseo de la amistad por la amistad en sí misma.

Este tiempo me sirvió para darme cuenta de que soy afortunada por esta oportunidad que me permite robarle al tiempo lo que el tiempo me robó. Muchos piensan que debemos envejecer dignamente, pero ¿qué tiene de indigno querer vernos bien y retroceder la película unos añitos?

Sé que el reloj no detiene su marcha y por esta razón esta cirugía me permitirá sentirme bien conmigo misma, ser optimista y saber a ciencia cierta que con el único peso que quiero vivir es con el peso del entusiasmo, entusiasmo que deseo irradiarle a los que seres que amo y a los que comparten mi vida.

Rejuvenecer es recuperar la esperanza y como decía Alejandro Dumas: “La esperanza es el mejor médico que existe”.

Banner Ritidoplastia