Técnicas - Procedimientos periorales

¿Qué quiere saber sobre Lifting Facial?

Peeling químico:
El objetivo del peeling químico es la reparación de los efectos del daño solar en la piel tales como arrugas, cambios de coloración y de la calidad de la piel. Esto se consigue por medio de la remoción de las capas superficiales de la piel mediante la aplicación de un químico. Según el agente utilizado y la cantidad de capas que comprometa, este peeling se pude considerar superficial, medio o profundo.

El ácido tricloroacético al 35% es una de las sustancias más utilizadas y logra un peeling químico de mediana profundidad.

El ácido glicólico tiene utilidad para peelings superficiales.
Los peelings más profundos son utilizados para la mejoría de arrugas y cambios de coloración más marcadas. Uno de los principales agentes usados para peelings profundos es el fenol que, aunque produce excelentes resultados, debe ser usado con precaución por su mayor riesgo de causar toxicidad.


El resultado final de los peelings químicos radica en el hecho de que causan una reorganización de la piel y aumento en la elasticidad e hidratación de la piel.

Antes de realizar cualquier tipo de procedimiento en la cara se le debe advertir al paciente de los posibles cambios en la apariencia y realizar una evaluación completa de historia de cambios de coloración, cicatrización tipo queloide y antecedentes de lesiones herpéticas.


Resurfacing con láser

Con el láser se busca producir una mejoría de la apariencia de la piel, disminución de las arrugas y de los cambios de coloración. Los láseres más comúnmente utilizados en el rejuvenecimiento perioral son el de CO2 y el de Erbium.

El láser de CO2 penetra un poco más generando una reorganización del colágeno y de la elastina, que sumado al recambio de las capas superficiales da a la piel un aspecto más joven reduciendo manchas y arrugas.

Las nuevas tecnologías permiten la administración del láser en la piel de manera fraccionada, es decir, se realizan múltiples disparos por centímetro cuadrado de tal manera que permanece una parte de la piel intacta, acelerando la recuperación y disminuyendo el riesgo de complicaciones.

El láser fraccionado de CO2 realiza túneles de tratamiento en la piel, que producen recambio epidérmico y reorganización del colágeno y de la elastina traduciéndose en mejoría de la calidad de la piel, disminución de las manchas y de algunas arrugas superficiales.

Gráficas 6a y 6b Gráfica 6a: En esta ilustración observamos un corte de la piel donde se ven la dermis, la epidermis y la sub-dermis, y el efecto del láser fraccionado en forma de columnas rodeadas de tejido sano. Gráfica 6b: Fotografía de la piel inmediatamente después del procedimiento de laser de CO2 fraccionado.








Toxina Botulínica tipo A La toxina botulínica tipo A se puede usar para mejorar las arrugas horizontales de la frente, las arrugas en el ceño y las arrugas de las patas de gallina. En la región perioral se puede usar para disminuir las arrugas verticales producidas por el orbicular de los labios, para elevar las comisuras labiales, para disminuir la exposición de las encías durante la sonrisa y para manejar las irregularidades que se presentan en el mentón por contracción muscular. Los efectos de la toxina botulínica en la región perioral duran un poco menos que en otras áreas del rostro, esto se pude atribuir al alto grado de movilidad y de actividad muscular.


Rellenos faciales

Los rellenos faciales son una herramienta esencial en el rejuvenecimiento perioral. Los materiales más comúnmente utilizados son: el ácido hialurónico, la hidroxiapatita de calcio y la lipotransferencia.

La disminución del volumen de grasa subcutánea en la cara es un factor importante en el envejecimiento. A medida que esto sucede la piel se acerca al músculo subyacente calcando las arrugas producidas por su contracción y generando líneas y surcos de expresión como las líneas del código de barras de los labios.

También con el pasar de los años el mentón se hace más evidente debido a la profundización de los surcos nasogenianos y las arrugas de marioneta.

El uso de rellenos para la porción perioral se basa en el aumento de volumen de estos surcos y arrugas para restablecer la continuidad de los tejidos aledaños y hacerlos menos evidentes.

Para la mejoría de las arrugas verticales que se producen en la piel de los labios, el ácido hialurónico es una herramienta ideal, pues su aplicación se pude realizar de manera precisa, en el consultorio, sin incapacidad y con resultados naturales.

El uso de grasa en esta área es un poco menos preciso y requiere adicionalmente un procedimiento en el área donante por lo que es recomendable hacerlo en el quirófano y la incapacidad puede ser más prolongada debido a la inflamación.

Gráficas 7a y 7b
Para la corrección de las líneas de marioneta

Gráfica 7a: Fotografía de una paciente con adelgazamiento facial y envejecimiento prematuro. Gráfica 7b: La misma paciente de la fotografía anterior después de lipoinyección facial y de la región peri oral.

El área labio mentoniana busca restablecer el volumen en el área de las líneas de marioneta y en el surco labio mentoniano. El surco nasogeniano también puede ser mejorado con la aplicación de rellenos. Este surco se profundiza con el paso de los años por la caída progresiva de la grasa malar y la pérdida del volumen perioral superior. Aplicando rellenos se restablece el soporte a la piel y se consigue una mejoría en la apariencia facial

Gráficas 8a y 8b
El surco nasogeniano

Gráfica 8a: Fotografía de una paciente de 62 años con surcos nasogenianos y líneas de marioneta pronunciados. Gráfica 8b: Fotografía de la misma paciente después de la corrección de surcos nasogenianos y líneas de marioneta con ácido hialurónico.

Para el manejo del descolgamiento de los tejidos blandos de la mejilla existen múltiples técnicas quirúrgicas entre las que encontramos la ritidoplastia y la elevación del tercio medio. Con los años, el bermellón de los labios también va perdiendo su volumen y se adelgaza dando una apariencia cansada a la cara. El uso de rellenos restablece la forma y la definición de los labios. En esta área la grasa no es tan efectiva como el ácido hialurónico, sin embargo consigue una mejora importante. El ácido hialurónico se puede colocar intramuscular para aumentar el volumen del bermellón.

Gráficas 9 a y b.
Ilustración donde se muestra la colocación de ácido hialurónico para aumentar el volumen de los labios.


Con los años, el bermellón de los labios
El ácido hialurónico se puede colocar intramuscular para aumentar el volumen del bermellón



También se puede colocar en la línea alba para aumentar definición del labio, o en las columnas fíltrales también para mejorar la definición



Gráfica 9c: Ilustración donde se muestra la colocación de ácido hialurónico para definición del labio.

Ilustración donde se muestra la colocación de ácido hialurónico para definición del labio.Ilustración donde se muestra la colocación de ácido hialurónico para definición del labio.
Gráfica 9 d. Ilustración donde se muestra dónde se coloca el ácido hialurónico, en la línea alba del bermellón y en las columnas del filtrum, para aumentar la definición de los labios
línea alba del bermellón




La inyección de ácido hialurónico en labios es un poco dolorosa por lo que se prefiere realizarla después de colocar anestesia.

Gráfica 9 e: Fotografía de una paciente durante la aplicación del ácido hialurónico para aumentar el volumen de los labios.

Fotografía de una paciente durante la aplicación del ácido hialurónico para aumentar el volumen de los labios

El ácido hialurónico viene en presentaciones de diferentes densidades que se utilizan para tratar desde surcos profundos hasta arrugas superficiales. Normalmente se aplica debajo de la dermis y en los niveles más altos del tejido celular subcutáneo evitando el músculo y el periostio para hacer más lenta su absorción. También existen algunas técnicas quirúrgicas para aumentar el volumen y la altura vertical del labio rojo.


La reducción subnasal (lifting subnasal) es una herramienta quirúrgica útil para aumentar la altura vertical de la porción central del labio. Se realiza una resección horizontal de piel del labio superior debajo de la nariz levantando y definiendo el labio. Este procedimiento deja una cicatriz subnasal que en la gran mayoría de los casos pasa desapercibida. El desplazamiento hacia abajo de las comisuras labiales es un signo de envejecimiento de la región perioral que se debe mejorar en el rejuvenecimiento integral. El uso de rellenos y de pequeñas cantidades de Botox en ambas comisuras labiales puede mejorar de manera importante la apariencia facial.

Gráfica 11: Inyección de ácido hialurónico en las líneas de marioneta para elevar la comisura.
Inyección de ácido hialurónico en las líneas de marioneta para elevar la comisura.

La región perioral es un área de capital importancia dentro del rejuvenecimiento y existen múltiples técnicas que se pueden usar para tratarla. Muchos de estos procedimientos, como el uso de la toxina botulínica tipo A, los rellenos faciales con ácido hialurónico y el láser fraccionado pueden ser realizados en el consultorio con una mínima incapacidad y gran satisfacción para el cirujano y el paciente. Otros como los peelings profundos, el resurfacing con láser, la lipoinyección y la ritidoplastia requieren sala de cirugía y un mayor tiempo de recuperación por parte del paciente.

Estas técnicas deben ser manejadas por los médicos que intervienen en los tratamientos.


Fotografía donde se aprecia del lado izquierdo una paciente pre-tratamiento de rellenos de ácido hialurónico, aplicación de toxina botulínica y laser de CO2 fraccionado

Gráfica 12: Fotografía donde se aprecia del lado izquierdo una paciente pre-tratamiento de rellenos de ácido hialurónico, aplicación de toxina botulínica y laser de CO2 fraccionado.

Del lado derecho se observa la misma paciente 20 días después del tratamiento donde se observa una mejoría importante de las ojeras, de la posición de la ceja, de los surcos nasogenianos, las línea de marioneta y las comisuras labiales.





Procedimientos periorales