Radioterapia
Tratamiento - Cáncer de Piel

¿Qué quiere saber sobre el procedimiento?

Indicaciones

Tratamiento de carcinomas basocelulares en los cuales la resección quirúrgica esté contraindicada. Generalmente no es la primera elección. Complemento de la cirugía en casos de bordes comprometidos imposibles de re intervenir por proximidad a estructuras vitales o de invasión perineural. Excelente método paliativo en los casos avanzados.


Contraindicaciones
Pacientes menores de 50 años, por el riesgo de cáncer radio inducido y de radio necrosis que aumentan con el tiempo. Pacientes portadores de genodermatosis. Carcinomas clínicamente mal delimitados. Carcinomas de patrón histológico agresivo. Carcinomas recidivantes posteriores a radioterapia.

Resultados
Los buenos resultados con radioterapia, son operador dependiente. El radioterapeuta debe conocer a fondo los principios de la radioterapia cutánea y los factores de riesgo de los diferentes carcinomas. Las tasas de curación a 5 años en tumores primarios son de 96%, aproximadamente. Las tasas de recurrencia en tumores recidivantes son del orden de 27%.

Ventajas
Útil en pacientes con fobia a cirugía y en pacientes con alto riesgo quirúrgico, con marcapasos, coagulopatías o ancianos o debilitados.

Desventajas
El aspecto estético de la cicatriz es inicialmente excelente, pero empeora con el tiempo; sólo 50% de los pacientes presenta un buen resultado a los 9-12 años después de la terapia. Las recidivas posteriores a radioterapia, así como los cánceres radio inducidos, son muy difíciles de tratar, incluso con cirugía de Mohs. Las recidivas posteriores a radioterapia no se deben tratar nuevamente con radioterapia. Desde el punto de vista quirúrgico, es bien difícil operar en áreas irradiadas. Como todo método ciego, no se puede tener información de las características histológicas ni de la presencia de tumor residual. En los casos de tumor residual posterior a la radioterapia, este puede crecer por largos períodos antes de ser clínicamente evidente.

Otras técnicas
Doble electro-curetaje Técnica económica y sencilla que requiere experiencia del operador. La biopsia previa debe realizarse con afeitado y no con sacabocado, pues en esta última situación se dificulta manipular la cureta. Puede ser útil en tumores de bajo grado o en carcinomas superficiales.

Láser y terapia fotodinámica
Útil en lesiones superficiales grandes. Aún no hay estudios extensos para preferir este tratamiento sobre los anteriores. Aumenta costos y requiere experiencia del cirujano. No permite disponer de la pieza quirúrgica para patología. No existen estudios a largo plazo sobre los efectos secundarios de este tipo de radiación luminosa.

Interferón y retinoides.
Está en investigación y es de alto costo. Hay resultados prometedores en cuanto a oncomodulación, pero los estudios publicados presentan resultados contradictorios.

Tratamiento preventivo
La protección solar es la piedra angular de la prevención del cáncer de piel. En el carcinoma basocelular, la exposición solar en los 20 primeros años de vida está particularmente implicada en su etiopatogénesis. Es por esto que la protección solar debe hacerse desde la infancia, particularmente en los individuos de alto riesgo (sujetos blancos de fototipos I y II, con genodermatosis). Esta protección comprende medidas generales para evitar la exposición al sol entre las 10 AM y las 3 PM, el uso.

SEGUIMIENTO
El objetivo del seguimiento es doble:

Detectar recidivas loco-regionales;
Detectar nuevos tumores (36% de los pacientes presentan un segundo carcinoma Basocelular en los primeros 5 años). Tumores de bajo y mediano riesgo Se efectúa un seguimiento clínico y se practica biopsia de piel en las lesiones sospechosas. Primer año: 1, 3, 6 y 12 meses.

Segundo año: 6 y 12 meses. A partir del tercer año: control anual.

Tumores de alto riesgo
Se efectúa seguimiento clínico y se practica biopsia de piel en las lesiones sospechosas. Primer año: 1, 3, 6, 9 y 12 meses. Segundo año: 4, 8 y 12 meses. A partir del tercer año: control anual.