Esta información y sus vínculos no se debe considerar un consejo médico si no ha existido una consulta presencial con diagnóstico y examen físico

Cuidado Postoperatorio

¿Qué quiere saber sobre el procedimiento?

¿Qué puedo esperar en el postoperatorio?
En la mamoplastia de reducción como en las otras cirugías de senos se presentan molestias tolerables que pueden controlarse perfectamente con el uso de analgésicos.
Si el dolor en uno o en ambos senos es intenso y poco soportable debe informar inmediatamente a su médico.


Las enfermeras y/o el cirujano le indicarán la forma en que debe cuidar de los vendajes y como cambiarlos. Deberá informar al médico si sobre la zona de la incisión quirúrgica percibe dolor, calor local, tumefacción, eritema o secreciones. Las enfermeras y/o el cirujano le indicarán la forma de masajear sus senos con el fin de que adopten un perfil natural. Si se le ha recetado un medicamento de aplicación tópica debe ser muy juiciosa en su uso.

La mayoría de pacientes aceptan de buena manera la presencia de cicatrices, a cambio de recuperar el volumen normal de sus pechos. Si bien las técnicas quirúrgicas pretenden alcanzar el ideal de mamas bien formadas y turgentes, la paciente debe entender que en una reducción mamaria la técnica se adapta a las condiciones preexistentes de la paciente y no se puede esperar la forma de copa juvenil de unas mamas virginales.

La mayoría de pacientes refieren alto grado de satisfacción con los resultados de la cirugía de reducción mamaria. Si se dejan drenajes, generalmente se retiran después de 24-48 horas, según estime el médico conveniente.

El reposo absoluto por las siguientes 48 horas es clave en la evolución postoperatoria para evitar complicaciones como la formación de hematomas.

La sensibilidad mamaria puede verse reducida en algunos casos.
Esto se debe a la manipulación de algunos nervios.

El retorno de la sensibilidad es variable. Muchas pacientes reportan haber recuperado su sensibilidad después de 3 o 4 semanas siguientes a la operación, mientras otras pueden demorar meses e incluso un año.

Es muy importante utilizar el sujetador durante los 3 meses siguientes a la cirugía.

Durante los días siguientes a la cirugía, algunas pacientes, no todas, pueden sentirse desanimadas. Puede deberse a la combinación de medicamentos recetados para el control del dolor postoperatorio, al estrés causado por la cirugía, a la imposibilidad de ver los resultados inmediatamente o a una mezcla de todas estas circunstancias. Esta condición se considera como una etapa posible y normal dentro del postoperatorio, la cual la paciente superará prontamente.