Esta información y sus vínculos no se debe considerar un consejo médico si no ha existido una consulta presencial con diagnóstico y examen físico

Liposucción tumescente

¿Qué quiere saber sobre el procedimiento?

Anteriormente la liposucción era una técnica practicada en “seco”, es decir que no se utilizaba ninguna solución de infiltración previa para preparar la grasa a extraer. Actualmente, mediante la liposucción tumescente, el cirujano inyecta grandes cantidades de líquido (lidocaína, anestésico local, y epinefrina), lo que le permite extraer la grasa con mayor facilidad y por lo tanto con menor afección o daño de los tejidos y disminución del sangrado.

La liposucción tumescente ha reducido significativamente la inflamación y las equimosis ( morados) , así como el dolor postquirúrgico. La inyección líquida tiene grandes ventajas ya que por un lado actúa como vehículo de anestesia y vasoconstricción, a la vez que reduce la pérdida de sangre, disminuye la equimosis postquirúrgica y provee anestesia para mejorar el control del dolor en el postoperatorio. Así mismo, facilita el paso de la cánula a través de los tejidos y minimiza los requerimientos de fluidos durante y después de la intervención.

La liposucción, hoy lipoescultura, es un procedimiento de cuidado que debe ser realizado por un experto.

Ilustración de un abdomen con exceso de piel