Abdominoplastia, Lipectomia o “TUMMY TUCK”

¿Qué quiere saber sobre el procedimiento?

¿Qué es la abdominoplastia?
La abdominoplastia o cirugía de abdomen es un procedimiento quirúrgico estético de orden mayor que remodela el área del abdomen bajo y medio, tronco y cintura, al mismo tiempo que tensa los músculos de la pared abdominal.

La abdominoplastia permite el acceso a la línea media de los músculos abdominales para unirlos y tensarlos. Está indicada particularmente en pacientes que presentan sobrecarga abdominal y exceso cutáneo importante.



Ver procedimiento / Técnica quirúrgica






El candidato a la abdominoplastia
La mayor parte de los pacientes que acuden a consulta por una abdominoplastia han intentado reducir esta zona con otro tipo de tratamientos de manera infructuosa. Muchas personas francamente obesas, que han logrado bajar de peso, recurren a la abdominoplastia porque la pérdida masiva de peso ha originado un gran exceso de piel y tejido subcutáneo.



Para muchos pacientes la laxitud de piel puede ubicarse en otros sitios además del abdomen, como en cara, cuello, brazos, muslos, etc. En algunas ocasiones es posible realizar simultáneamente a la abdominoplastia otro tipo de intervención. Esta posibilidad es discrecional del facultativo y se analiza cuidadosamente junto con el paciente.

El abdomen firme y plano es una característica de belleza corporal.

No obstante, esta porción del cuerpo situada entre el tórax y la pelvis es la que con mayor frecuencia sufre las consecuencias de los cambios hormonales, el embarazo, una alimentación inadecuada o el aumento de peso.

Las constantes alteraciones por estiramiento y retroceso de la piel provocan deterioro de los tejidos, y por consiguiente, recuperar el tono y la elasticidad del tejido cutáneo del abdomen puede ser difícil. Para muchos pacientes que infructuosamente han intentado mejorar su vientre la abdominoplastia puede ser la solución.



CASOS ABDOMINOPLASTIA
CASOS LIPOSUCCIÓN
CASOS LIPO-ABDOMINOPLASTIA

>> Abdominoplastia - Edad 22 años
Fotografía Lipectomia 423



Tipo de obesidad en Hombres y Mujeres
Diagrama obesidad tipo pera l Diagrama obesidad tipo manzana

Ilustración de tipo de obesidad o gordura

Entre los pacientes que más consultan para abdominoplastia se distinguen:

Pacientes obesos
En el caso de pacientes obesos, el cirujano evalúa la factibilidad de tratamiento frente a los posibles riesgos. Pero el paciente debe comprender que la abdominoplastia o lipectomia no es una intervención quirúrgica para tratar el sobrepeso. Debido a que la obesidad es una condición que se caracteriza por el aumento del tejido adiposo, situación que puede ser generalizada, debe entenderse que la cirugía plástica es un tratamiento de manipulación mecánica de los tejidos y no puede actuar sobre la totalidad del organismo. El médico responsable debe informar al paciente sobre el riesgo de mayor incidencia de complicaciones del operatorio en pacientes que sufren de obesidad. Es posible que el médico le oriente al seguimiento de un tratamiento para reducir de peso antes de someterse a la cirugía. Una vez el paciente obeso haya alcanzado el peso que le garantice unas condiciones seguras en quirófano, podrá consultar a su cirujano sobre las posibilidades del tratamiento.

Pacientes que han tenido pérdida brusca de peso

En aquellos pacientes que han tenido una pérdida masiva de peso como resultado de dietas o técnicas como el bypass gástrico suele quedar mucha piel sobrante. Lo que antes era un abdomen prominente queda convertido en una bolsa de piel que cae sobre la pelvis. Cuando la condición física del paciente es lo bastante satisfactoria como para la realización del tratamiento, la intervención puede realizarse. El objetivo será eliminar la mayor cantidad de piel y tejido subcutáneo sobrante.

Pacientes con cicatrices abdominales.
En presencia de cicatrices abdominales, la cirugía se orienta a la corrección del área afectada. Existen diferentes técnicas quirúrgicas destinadas a la reforma y mejora del aspecto de cicatrices. Mujeres con abdómenes laxos producto del embarazo La pared abdominal puede someterse a fuerzas de distensión y posterior retracción, lo que deteriora la calidad de la piel de esta zona. Este es el caso de muchas mujeres cuyos embarazos han alterado la elasticidad de su pared abdominal produciendo debilidad muscular que se traduce en un aspecto flácido, arrugado, con abundancia de piel y la presencia de estrías.


Ilustración, abdómenes laxos producto del embarazo


Liposucción y abdominoplastia

Es posible utilizar la liposucción como técnica adicional a la abdominoplastia. La liposucción aplicada a la zona púbica puede mejorar su proporción en relación con el abdomen. Con el paso del tiempo también el pubis tiende a perder su forma original.

Ver más sobre Lipo-Lipectomia, CLICK AQUÍ

Ilustración, exceso de piel antes y después