Esta información y sus vínculos no se debe considerar un consejo médico si no ha habido una consulta en persona con historia clínica y examen físico

La anestesia

¿Cómo es la anestesia en la cirugia plástica?

La anestesia es el procedimiento médico controlado a través del cual, y por medio de fármacos, se disminuye la sensibilidad al dolor.

En cirugía se induce farmacológicamente la sensibilidad al dolor, ya sea con o sin pérdida absoluta del nivel de conciencia. Clínicamente es posible llevar a cabo procedimientos quirúrgicos utilizando tanto anestesia regional, como general.

El anestésico de elección en cada caso dependerá de la zona que se desea anestesiar, el tipo de intervención a la que se va a someter, la duración probable del procedimiento, la condición física, medicamentos que recibe habitualmente, así como de la edad, estatura y peso del paciente.

¿Cómo es la valoración preanestésica en cirugía plástica?

La valoración preanestésica es un proceso juicioso y organizado para proveer al paciente un cuidado anestésico seguro, oportuno y eficaz antes, durante y después de toda cirugía. Mediante la valoración preanestésica el equipo médico determina el estado físico de la persona que va a ser sometida a una intervención quirúrgica. A través de análisis de laboratorio y otros exámenes, el equipo médico determina la reserva funcional orgánica del paciente y toma las medidas pertinentes que permitan llevar al paciente a cirugía minimizando los riesgos que conlleva todo procedimiento quirúrgico.

El médico anestesiólogo es el médico especializado en la práctica de la anestesia y el encargado de ocuparse de la anestesia de los pacientes durante una intervención quirúrgica o tratamiento. De esta misma forma, él es el responsable de controlar la temperatura, presión arterial, respiración y demás funciones corporales en la etapa intraoperatoria.


Días antes de la cirugía, el paciente es convocado a una evaluación preanestésica realizada por el anestesiólogo quien busca establecer cualquier alteración que pueda comprometer la salud del paciente y definir tanto su estado como el manejo estratégico de las características reveladas por la evaluación.

Generalmente la valoración pre anestésica incluye los siguientes apartados:

  • Valoración de enfermedades activas.
  • Antecedentes quirúrgicos.
  • Medicación que no se debe suspender.
  • Alergias.
  • Valoración física.
  • Valoración respiratoria.
  • Dieta.
  • Valoración funcionamiento órganos de eliminación.
  • Valoración del estado de ánimo del paciente.
  • Consentimiento informado


El anestesiólogo realiza un completo examen físico que incluye la toma de signos vitales, talla y peso, además de una evaluación completa de las vías aéreas.

El anestesiólogo inspecciona también la cavidad bucal, ausculta los pulmones y evalúa la función respiratoria. Es posible que el anestesiólogo ordene nuevas pruebas de tamizaje preoperatorio o se apoye en las que han sido previamente requeridas por el cirujano. Posterior a este examen el médico realiza una clasificación de su estado físico de acuerdo a unos parámetros clínicos específicos.

El examen físico: Generalmente el examen físico incluye los siguientes parámetros, entre otros:

  • Toma de la presión arterial.
  • Temperatura.
  • Frecuencia cardíaca.
  • Frecuencia respiratoria.
  • Estado, coloración, turgencia y textura de la piel y mucosas.
  • Toma de peso y medida.


Durante esta consulta el médico anestesiólogo indica si debe continuar con los medicamentos que usted toma, si es el caso. De igual manera, le hará una serie de recomendaciones, las cuales usted debe seguir de manera juiciosa, que incluyen ayuno, aseo personal, retiro de prótesis dentales y manejo post operatorio, entre otras.

La valoración anestésica abarca mucho más que la simple obtención de datos y prepara al paciente para el proceso anestésico y el manejo postquirúrgico.

Medidas de prevención Monitoría

Las complicaciones relacionadas con la anestesia han disminuido notoriamente durante los últimos años. En Colombia la incidencia de resultados adversos es baja gracias a que la evaluación preoperatoria y la monitoría intraoperatoria permiten identificar cualquier patología o factor que pueda incrementar la posibilidad de eventos adversos perioperatorios. Toda persona que va a ser intervenida quirúrgicamente se somete a un interrogatorio sobre su historia clínica.

El documento resultante, llamado hoja de anestesia, permanece en sitio visible en la sala de operaciones durante la cirugía. La evaluación preanestésica acoge múltiples fuentes y registros previos, examen físico y evaluación de pruebas paraclínicas. Así mismo, antes de la cirugía, el paciente firma un consentimiento informado que atestigua que ha sido debidamente informado y que entiende suficientemente el procedimiento, y la forma anestésica o analgésica que se va a utilizar, así como el riesgo anestésico que conlleva toda cirugía. Durante el desarrollo de la consulta preanestésica y una vez analizado todo el cuadro preoperatorio, el paciente puede sentirse mucho más tranquilo y disminuir su ansiedad al comprobar que el anestesiólogo ha desarrollado todo un plan anestésico para su seguridad, orientado a minimizar todos los posibles riesgos. Durante la cirugía el anestesiólogo controla el ritmo cardíaco, presión arterial, respiración y monitoriza la temperatura corporal del paciente y demás funciones fisiológicas. Toda sala cuenta con un equipo de RCP (Reanimación cardiopulmonar), con el fin de poder enfrentar debidamente cualquier eventualidad.

La valoración preanestésica permite así disminuir sustancialmente las complicaciones y molestias postoperatorias.

¿Qué es la profilaxis antiembólica?

El tromboembolismo venoso en intervenciones de cirugía plástica es uno de los riesgos de esta práctica quirúrgica. No obstante, el cirujano experto y responsable toma todas las medidas preventivas para evitar esta eventualidad.

La Dra. Claudia Nieto acostumbra llevar a cabo una serie de estrategias preventivas con el fin de prevenir la formación de trombos o coágulos. Cuando ocurre una lesión, el organismo pone en marcha un mecanismo que limita la pérdida de sangre. A este mecanismo se le conoce como hemostasia. Gracias a la coagulación, componente de la hemostasia, la sangre pierde su liquidez y pasa a un estado gelatinoso y luego sólido, con el cual el organismo busca detener la pérdida de sangre. Sin embargo, en este proceso cuando un trombo o coágulo se desprende y viaja hasta otro lugar del cuerpo puede llegar a taponar o interrumpir la llegada de sangre oxigenada a un tejido, con lo que se produce una embolia.

Si bien no es posible diagnosticar cuando un paciente desarrollará un trombo, el médico puede tomar ciertas medidas para prevenirlo. Una vez el paciente ha decidido su operación, el cirujano diseña un plan preventivo que se implementa antes, durante y después del procedimiento. Además del posicionamiento adecuado y deambulación temprana, la Dra. Nieto suele utilizar mecanismos de compresión neumática y elástica, así como tratamiento medicinal anticoagulante.

El Guía de profilaxis antiembólica utilizado por la Dra. Nieto incluye:

1. Medias antiembólicas durante la cirugía y hasta que el paciente comience a caminar y recupere una movilidad normal.

2. Aparato de compresión pasiva durante la cirugía y en el postoperatorio.

3. Flexión de las rodillas durante el procedimiento quirúrgico.

4. Enoxaparina o Fraxiparina después de la cirugía.

5. Deambulación temprana del paciente.


Dra. Claudia Patricia Nieto González forma parte de un completo equipo de profesionales


Es importante que el paciente entienda que la cirugía plástica es una especialidad de la medicina al servicio de la salud y, por lo tanto, sería erróneo reducirla a la simple idea de la estética. La cirugía plástica es una especialidad seria dentro de la medicina, que tiene como propósito mejorar, mantener y recuperar la salud de los individuos e implica la competencia médica y el ejercicio ético de la profesión, que establece y asegura que todos los individuos sean tratados con respeto, reconocimiento y comprensión. Esta página ha sido diseñada especialmente para que usted encuentre información en todo lo concerniente a la cirugía plástica corporal. Hemos desarrollado el contenido teniendo en cuenta las necesidades e inquietudes más frecuentes de los pacientes.


Clases de anestesia

Existen tres clases de anestesia:

Anestesia local:

Elimina la sensibilidad en una pequeña porción corporal.

Anestesia local controlada con sedación:

En este tipo de anestesia el paciente permanece despierto durante la operación y esta acompañado permanentemente de un anestesiólogo que es posible que indique la administración de un medicamento sedante antes y después de la cirugía para ayudar a que esté relajado durante el procedimiento. El cirujano emplea un anestésico local que se inyecta para bloquear la sensación de dolor en el sitio que está siendo intervenido. Durante la cirugía el paciente mantiene los ojos cerrados, aunque podrá percibir algunos ruidos.

Anestesia general:


Hoy en día, la anestesia general implica la inducción intravenosa junto con el mantenimiento inhalatorio. La anestesia general se caracteriza por brindar amnesia, analgesia, relajación muscular y abolición de reflejos. El anestesiólogo emplea una serie distinta de fármacos para alcanzar estos estados. Todas estas condiciones son necesarias para lograr la eliminación del dolor, la protección del organismo a reacciones frente a la cirugía, pérdida de conciencia, relajación muscular e inmovilidad del paciente. Esto significa que el paciente permanecerá dormido, sin dolor, libre de ansiedad, tranquilo y completamente indiferente a la cirugía. Según la American Society of Anesthesiologists (Asociación Americana de Anestesiólogos) las complicaciones debido a la anestesia han disminuido significativamente en los últimos 25 años, gracias al monitoreo y valoración constantes y a los métodos anestésicos, así como a la calidad mejorada de los fármacos utilizados para la anestesia, esta práctica médica ha reducido significativamente los posibles riesgos intraoperatorios. No obstante, persisten algunos riesgos y molestias, algunas de las cuales pueden tratarse en el período postquirúrgico.

Entre las complicaciones que pueden ocurrir en la anestesia general se encuentran: latidos cardíacos irregulares, ataque cardíaco (muy raro), náuseas y vómito, accidente celebrovascular (muy raro), confusión mental temporal. Estas complicaciones se minimizan gracias a los exámenes preoperatorios y a la valoración anestésica que busca prever cualquier eventualidad que pudiera presentarse durante la cirugía. Para prevenir las náuseas y vómitos tras el procedimiento su médico le recetará algún medicamento que controle estas molestias.

Antes de entrar a cirugía: Informe a su médico sobre los medicamentos que toma, incluyendo complejos vitamínicos, suplementos, medicamentos homeopáticos y psicotrópicos. Si usted ha ingerido alcohol o fumado. Será mejor posponer su cirugía. El alcohol y el cigarrillo pueden alterar la forma como usted reciba la anestesia.

Indicaciones pre quirúrgicas generales para el paciente que va a recibir anestesia

Dos semanas antes del procedimiento

1. No consuma aspirina ni medicamentos antiinflamatorios. Si tiene alguna inquietud con relación a un medicamento que va a tomar, favor comunicarse con la Dra. Nieto.

2. No consuma medicamentos homeopáticos ni vitaminas que no hayan sido recetados por su cirujano. Algunos de estos compuestos pueden aumentar la inflamación y retardar el tiempo de recuperación y producir sangrados no deseados.

3. Suspenda el cigarrillo por lo menos dos semanas antes de la cirugía y durante el período de recuperación.

El cigarrillo aumenta la posibilidad de complicaciones en la cirugía.

Semana anterior al procedimiento

1. Recuerde arreglar que alguien lo lleve a la clínica, lo acompañe y lo lleve de vuelta a su casa. Debe contar con alguien que le cuide las 24 a 72 horas después de la cirugía. Si usted desea, la clínica puede arreglar que una enfermera le acompañe. Avise a la clínica de esta decisión con al menos 2 días de anticipación.

2. Adquiera con tiempo los medicamentos que le fueron formulados para después de la cirugía.

3. Puede requerir los siguientes elementos en el postoperatorio: - Termómetro. - Jabón antibacterial (Isodine jabón). - Gasas. - Protector solar .

4. Prepare su sitio de recuperación adecuadamente. Muchas almohadas, libros, revistas, música, control del televisor, computador.

5. Consiga dos bolsas de suero fisiológico de 500 cc que pueda colocar envueltas en un pañuelo o una toalla sobre el área de cirugía para ayudar a disminuir la inflamación postoperatoria.

6. Si usted va a permanecer solo durante la recuperación, prepare y congele alimentos para los primeros días después de la cirugía.

Día anterior al procedimiento

1. No ingiera bebidas alcohólicas.

2. Procure descansar debidamente. No permanezca despierto hasta altas horas de la madrugada.

3.Puede trabajar y realizar sus actividades normales, incluso hacer ejercicio.

4.Prepare la ropa del día siguiente. Si su médico le ha indicado que será observado en recuperación tardía por una noche, prepare un maletín con dos mudas de ropa y elementos de aseo.

5. Recuerde que no deberá consumir ningún alimento, sólido, líquido ni agua 8 horas antes del procedimiento.

6.Es recomendable comer bien y tomar bastante líquido hasta las 10:00 p.m. del día anterior a la cirugía. Después de esta hora no deberá consumir nada más.

7.Si el procedimiento va a realizarse en la tarde del día siguiente, durante la valoración anestésica qué pude consumir y hasta qué hora. Recuerde que de no seguir las indicaciones fielmente, su cirugía puede ser cancelada.

8.Tome los medicamentos que habitualmente ingiere, como antihipertensivos o medicinas para la diabetes, según las indicaciones del anestesiólogo.

El día del procedimiento

1.El día de la cirugía vístase con ropa cómoda que sea de cierre al frente. No de colocar por la cabeza. Una camisa con botones o una sudadera con cremallera al frente puede ser una opción.

2.Llegue a la clínica una hora antes del procedimiento.

3.La clínica tiene por política que cada paciente venga acompañado por máximo dos personas. Si usted va a venir acompañado por más de dos personas, por favor avise a su médico para que se hagan los arreglos necesarios. Se ruega no traer niños a la clínica. Las anteriores son indicaciones generales. No dude en llamarnos si requiere una aclaración. Recuerde que el éxito de la cirugía depende en gran parte de los cuidados pre y postoperatorios.


Consultorio de la Dra. Claudia Patricia Nieto Gonzaléz

Fotografía del consultorio de la Dra. Claudia Nieto


Dra. Claudia Patricia Nieto González - Sociedades Miembros