Fotografías para rinoplastia
La fotografía al servicio de la cirugía plástica

¿Qué quiere saber sobre el procedimiento?

Para realizar la rinoplastia se tiene que tener un completo conocimiento de la anatomía, patología y fisiología del área nasal.

No hay duda, la Cirugía Plástica Facial es una especialidad de la medicina que exige gran preparación, práctica y actualización.

Las imágenes tomadas son de gran ayuda antes de la intervención quirúrgica y un importante material de estudio y análisis.

"Hace unos años, después de la primera consulta mandábamos al paciente a realizarse un estudio fotográfico en un lugar especializado y mientras iba a hacérselo y rebelaban las fotos podía pasar perfectamente una semana. Ahora los cirujanos tomamos las fotografías en la misma consulta y las analizamos con el paciente", comenta el doctor Jorge Espinosa, otorrinolaringólogo y cirujano plástico facial.

Las fotografías tomadas antes de las cirugías sirven como base para realizar una predicción y mostrarle al paciente como podría quedar después de someterse a ellas. Tres semanas luego de la intervención se toman nuevas imágenes, que muestran en un 60 % los alcances logrados, y se repiten a los 6 meses, cuando se ven los resultados definitivos.

Pero además de tomar cursos de fotografía y casi montar un estudio, con todo y equipo de luces, en su consultorio, los cirujanos plásticos faciales deben aprender a manejar a la perfección software que les permiten realizar las proyecciones por computador. "Software médicos especializados como el Mirror y el Alter Image nos ayudan a realizar las proyecciones por computador. Con ellos nos acercamos en un 85% a los posibles más no exactos resultados que obtendremos con la cirugía".

De esta manera, la Cirugía Plástica Facial, que limita su especialidad a intervenciones en la cara, la nariz y el cuello, se preocupa cada vez más por brindar al paciente apoyo humano, mejores alternativas técnicas y alta calidad. Su objetivo apunta a respaldar al paciente y mejorar su calidad de vida mediante el impulso de la excelencia en la práctica quirúrgica y la investigación. El uso de computador y de los diversos programas de modificación nasal y facial hace más fácil esta tarea por cuanto permiten una disponibilidad inmediata de los registros y la posibilidad de compararlos sobre la pantalla del computador


Fotografía lateral
Esta es la perspectiva ideal para mostrar al paciente un punto de vista diferente, en muy raras ocasiones se tiene la oportunidad de ver una imagen de sí mismo desde esta panorámica. Inclusive las demás personas casi nunca observan al paciente de esta manera, pues el contacto durante las conversaciones y las entrevistas se realiza de frente o con vistas oblicuas.

Una visión general en conjunto de las fotografías nos puede dar información sobre cosas que saltan a la vista como sobre proyección o rotación inferior de la punta, una giba o una columnela colgante. El análisis ordenado de cada uno de los siguientes puntos de la vista lateral nos dará información valiosa. Figura 3

Glabela: Puede ser prominente o poco desarrollada afectando la percepción que tenemos de una giba o depresión del dorso nasal. Nasion: Usualmente un nasion agradable debería estar situado al mismo nivel horizontal del pliegue supratarsal y a una distancia adecuada del plano corneal.





Dorso óseo: Puede ser prominente, recto o deprimido, en las mujeres un dorso levemente más bajo que la proyección de la punta consigue un efecto armonioso que resalta las demás facciones. Un dorso muy pronunciado puede dar la imagen de “dureza de la mirada”. Esta porción de la nariz también está relacionada con el carácter de la cara dándole al paciente una apariencia particular que algunas personas consideran deseable, pero que muchos consideran estigmatizante. 

Rinion y Dorso cartilaginoso: Prominente, recto o deprimido, puede mostrar desarticulación de los huesos propios de los cartílagos triangulares o laterales superiores. Es un sitio que merece ser tratado con especial atención en la septorrinoplastia para evitar su deformidad.

Suprapunta: Prominente, recta o deprimida, puede ser determinada por la altura del septum nasal, por la anchura de las cruras laterales de los cartílagos alares, por la ptosis de la punta o por el espesor de los tejidos blandos de la suprapunta.

Punta:  En algunos casos es difícil determinar cuál es el punto llamado punta. No siempre es el punto más anterior de la nariz, pues en el caso de tener una supra punta prominente y una punta ptosica, esta supra punta puede ser el punto más anterior. Es preferible hablar del punto “punta” como el sitio donde se ubican los domos de los cartílagos alares, esto nos ayudará a precisar la proyección y la rotación.

Proyección: Es la posición de la punta en un plano antero posterior y se puede medir de diversas maneras como el índice de Godee, el ángulo naso facial o el triángulo tres-dos-uno.

Rotación: Es la posición de la punta en un plano ínfero superior y se puede medir de diversas maneras como con el ángulo naso labial y el ángulo naso facial.

Definición de la punta: Es la habilidad de los tejidos blandos para trasparentar las estructuras esqueléticas del soporte nasal. Una pobre definición, así como una definición excesiva van a dar la imagen de una nariz poco natural y por lo tanto poco deseable.

Relación ala columnela: Existen varias clasificaciones para evaluar esta parte de la nariz. Gunter y Rorich las dividen en seis tipos que de acuerdo a su presentación se corrigen de manera diferente.

Otras estructuras: La frente, el labio superior, labio inferior, mentón y el cuello pueden afectar nuestra percepción de la nariz por lo que requieren también un análisis cuidadoso.

Fotografía de frente
Esta es la imagen más familiar para el paciente, pues es la que ve en la mayoría de las oportunidades, frente al espejo, cuando se maquilla o se afeita. Todos tenemos algo de asimetría facial que es conveniente identificar desde el principio y mostrárselo al paciente para evitar clamores después de la cirugía. En esta vista conviene realizar el análisis ordenado,  haciendo énfasis en la anchura y simetría  del dorso, la punta y las alas nasales. Laterorrinias y asimetrías mínimas no identificadas en el preoperatorio pueden hacerse muy evidentes en la etapa postquirúrgica.

Fotografía basal
No es frecuente que los pacientes, antes de la cirugía, observen la nariz desde esta perspectiva, sin embargo, en el posoperatorio es probable que le dediquen tiempo y atención. Un análisis concienzudo de la relación columnela lóbulo, el triángulo de la punta nasal, la forma de las alas verificando cualquier asimetría o deformidad nos ayudará a conseguir un resultado más armónico.

Fotografía oblicua o de tres cuartos
Esta es la imagen que más aprecia el resto de las personas. No es frecuente que dos personas en una conversación estén completamente de frente o completamente lateral la una de la otra. Casi siempre existe un grado de giro de la cabeza que hace que la visión de tres cuartos sea la más frecuente. En esta imagen es conveniente apreciar la línea ceja dorso punta, que haciendo un arco da a la cara una apariencia armónica o disarmónica., En las laterorrinias, casi siempre una giba ósea o cartilaginosa se aprecia mejor en la vista oblicua de un lado que del otro.


Testimonio Real - Estudio Fotográfico



Testimonio Real - Estudio Fotográfico