Consejos para prevenir el deterioro de la piel que rodea los ojos

¿Qué quiere saber sobre el procedimiento?

Cuidados para la piel alrededor de los ojos

Estimado paciente:

En esta ocasión hemos desarrollado un capítulo dedicado al cuidado de la delicada piel que rodea los ojos. Usted encontrará útiles recomendaciones que le ayudarán a brindar una mejor atención a esta zona de su rostro.

Si usted desea que le ayudemos a resolver alguna inquietud o desea realizar una consulta, no dude en contactarnos. Caluroso saludo.


JORGE ALBERTO ESPINOSA REYES, M. D.
Cirujano Plástico Facial y Otorrinolaringólogo



Además de alimentarse bien, dormir suficientemente y protegerse de los rayos solares, es posible que usted necesite cuidado adicional para mantener la lozanía de la piel que rodea sus ojos. Los párpados son los pliegues móviles que cumplen la función de proteger los ojos.

Sin embargo, la estructura de la piel en esta zona es la más delgada de todo el cuerpo humano. Debido a esta característica, y también a que es una de las áreas más afectadas por los efectos solares, los párpados suelen deteriorarse rápidamente con el paso del tiempo. Así mismo, las características particulares del individuo, como el tono, el volumen de la piel en esta zona, factores hereditarios o el estado físico general determinan la calidad de la piel que rodea los ojos.

Con los años la piel del área de los ojos se hace más delgada, y pronto aparecen las marcas, arrugas y bolsas. En algunas ocasiones, la piel de los párpados superiores se descuelga sobre el ojo alterando la capacidad de visión. De tal forma que la persona se ve forzada a realizar movimientos faciales con el fin de enfocar su visión. Estos movimientos repetidos, idénticos y mecánicos van favoreciendo la formación de pliegues que gradualmente se convierten en arrugas.

Debido a esto es importante que el individuo que vea disminuida de alguna forma su capacidad de visión, consulte de manera pronta al oftalmólogo y de ser necesario al optómetra, para que desde su especialidad formulen los tratamientos necesarios. De igual forma, cuando se presenta exceso de piel en los párpados inferiores o engrosamiento, los signos de la edad se hacen más evidentes.
En casos severos el especialista puede recomendar la blefaroplastia.


Una sana alimentación

Una alimentación adecuada contribuye definitivamente a lucir una mirada brillante, fresca y vibrante. Recuerde que la vitalidad se transforma en belleza. El consumo equilibrado de frutas y verduras, así como la ingesta moderada de carnes favorecen el cuidado de la piel. Los alimentos que usted ingiere tienen relación directa con la calidad de su piel.

Todos los cuidados que se proporcionan a la piel desde el exterior, como los tratamientos faciales, la aplicación de productos para el cuidado del rostro hidratantes o protectores solares, no pueden ser asimilados efectivamente si su organismo no recibe desde el interior los nutrientes e hidratantes que el organismo requiere para su correcto funcionamiento. Por ejemplo, las frutas y hortalizas de color amarillo contienen vitamina A, la cual es elemental para restaurar la suavidad en las pieles secas. Adicionalmente, la vitamina A contribuye a frenar la acción de los radicales libres que contribuyen al proceso de envejecimiento de la piel y otros órganos. Frutas como el melocotón, el albaricoque, el melón, de la misma manera que hortalizas como la calabaza y verduras como acelga, berros, espinacas, coles y zanahorias, son buenas fuentes de vitamina A. Otras vitaminas que contribuyen a mantener la lozanía de la piel son la vitamina E, que previene de forma muy importante la degeneración celular, y la vitamina C que protege y repara los daños causados por el sol.

Una alimentación variada que incluya generosas porciones de frutas y verduras, y proporcionadas raciones de pastas, cereales, legumbres, proteínas, carnes, pescados, huevos y lácteos, favorecerá definitivamente la conservación de una piel lozana y radiante.

Sueño: Gran reparador

El sueño es tan importante para el ser humano como la adecuada alimentación. El cuerpo necesita recuperarse mediante el descanso nocturno, de tal manera que los individuos que no duermen suficientemente o aquellos que laboran en horarios nocturnos, sufren el debilitamiento de su sistema inmunológico, y por lo tanto, no son capaces de enfrentar las enfermedades de forma apropiada.

Cuando al cuerpo no se le proporciona el debido descanso, el cansancio se hace evidente en el área de los ojos. La mirada da muestra en buena parte de nuestro estado físico y de nuestro ánimo. No obstante, una mirada fatigada no siempre se debe a falta de sueño. Factores como la herencia, la raza, ciertas patologías, la edad, el uso de algunos medicamentos, así como las alteraciones hormonales pueden causar modificaciones sustanciales en la estructura de la piel que rodea los ojos, haciendo que estos luzcan sin vida, apagados o tristes.

Nadie duda de los efectos de un sueño suficiente y reparador. Mientras dormimos nuestro cuerpo recupera energía gracias a que el organismo entra en un período de sueño profundo durante el cual el cuerpo segrega ciertas hormonas que ayudan a renovar los tejidos y a fortalecen el sistema inmunológico, a la vez que permiten que el organismo se recupere para afrontar el siguiente período de vigilia.

La piel recibe valiosos beneficios del sueño debido a la regeneración celular que ocurre durante la noche. Así mismo, y además del descanso, la piel recibe mejor las fórmulas de hidratación que se aplican en la noche, ya que no existen factores como la luz solar, efectos ambientales o la actividad diaria que afecten la acción de los tratamientos.

Para una piel plena de vitalidad se debe:

Dormir un promedio de 7 a 8 horas.
Establecer una rutina para dormir.
Si tiene problemas para conciliar el sueño tome una ducha en la noche antes de irse a la cama.
Puede ser de ayuda para conseguir un sueño relajante.
Procure tener una cena liviana para disponer de un sueño tranquilo.
Si en realidad desea descansar, no ingiera bebidas que contengan cafeína ni en la tarde, ni en la noche.

Considere una visita periódica con el especialista
La piel que rodea los ojos puede verse afectada por problemas oculares así como problemas visuales, los cuales pueden ser tratadas ya sea por el oftalmólogo. Una revisión periódica de sus ojos puede evitarle complicaciones en el futuro. Al tratar los trastornos de la visión o cualquier patología concerniente a las zonas cercanas al ojo, se mejora la calidad de la piel de esta área y se previenen de manera importante los signos de envejecimiento.

Tratamientos dermatológicos para el área de los ojos
Entre más temprano decida cuidar el contorno de los ojos, más retrasará el envejecimiento de esta zona. Desde la presentación de los primeros síntomas e incluso antes, se hace necesario hidratar, nutrir y proteger la delicada piel que rodea los ojos. Recuerde siempre retirar el maquillaje en la noche con una crema limpiadora suave y un algodón o pañito indicado para este fin.

Hidratación: La actividad de las glándulas sebáceas en esta zona es baja, por lo que la piel tiende a deshidratarse fácilmente. Utilice un tratamiento indicado para esta zona que contenga potentes activos hidratantes que obren en profundidad. Prefiera humectantes que contengan la coenzima Q10, ácido hialurónico o complejos de alta calidad que favorezcan la humectación y nutrición de la piel.

Nutrición: Durante la noche, los tratamientos aplicados en el área de los ojos se asimilan de mejor forma. Mediante suaves toques aplique un tratamiento que prevenga el envejecimiento, mantenga la elasticidad y tenga efectos nutritivos. Utilice una crema distinta para las horas del día. Prefiera los tratamientos que tiene incorporado factor de protección solar. Muchos compuestos para el contorno de los ojos vienen en forma de gel que además ayudan a brindar firmeza.

Protector solar: Hoy en día nadie debe dejar de utilizar protector solar. Así usted no se exponga directamente a los rayos solares, el uso de la protección solar le defiende frente a los efectos dañinos de los rayos luminosos que emiten las pantallas de computador, los televisores y las lámparas fluorescentes.

Utilice lentes para sol con filtro de protección UVR (Rayos Ultra Violeta). Si usted usa lentes oscuros, sin protección UVR, estará bloqueando el espectro de luz visible, lo que causa la dilatación automática de la pupila y permite el ingreso de los UVR hacia el interior del ojo. Esto provocará paulatinamente graves daños en la retina. Al proteger sus ojos de los rayos solares, estará también protegiendo la piel que los rodea.

Cuidado Quirúrgico de los Párpados
BLEFAROPLASTIA


Con la edad la piel tiende a perder ciertas sustancias como la elastina, el colágeno y otros humectantes que permiten que la piel mantenga su firmeza y elasticidad. A medida que los tejidos pierden estos elementos determinantes para mantener la lozanía y densidad natural aparecen las arrugas y marcas en la piel. Por ser la cara la parte del cuerpo más expuesta a los rayos solares y a la polución del medio ambiente, es la piel del rostro la que con mayor rapidez sufre el proceso de envejecimiento.

El área del contorno de ojos no escapa al deterioro sufrido por el paso del tiempo. Por el contrario, esta es la zona donde se hacen más evidentes las líneas de la edad. Cuando ya es imposible dar marcha atrás al paso del tiempo mediante el uso de tratamientos faciales, el paciente debe considerar los procedimientos quirúrgicos destinados a esta parte del rostro. Asimismo, si particularmente se sufre de caída de los párpados y se presenta obstaculización de la visión periférica, con mayor razón debe consultarse para una cirugía de párpados. Los cirujanos recomiendan tomar medidas mínimas a tiempo, en lugar de esperar a que los síntomas se acentúen demasiado, y así evitar una cirugía que con el tiempo pudiera tornarse más compleja. Además, una intervención temprana ayuda a mantener por más tiempo el aspecto juvenil, la recuperación es mejor y también más rápida.

LA BLEFAROPLASTIA
La blefaroplastia o cirugía de párpados es el procedimiento quirúrgico en el que el cirujano plástico corrige, remodela, y/o reposiciona los tejidos, músculos y tendones que componen los párpados. Los párpados superiores e inferiores están compuestos por piel muy fina que se vuelve laxa con el paso del tiempo. Generalmente, el paciente que acude a la consulta para tratar quirúrgicamente sus párpados superiores es aquel que siente disminuida su capacidad visual debido a la caída de piel sobrante sobre el ojo. Luego de una consulta con el oftalmólogo, es posible que éste recomiende una blefaroplastia o cirugía de párpados con el fin de mejorar definitivamente esta condición.

De otro lado, y también muy frecuente, es que se consulte por una cirugía de párpados inferiores por razones estéticas. Argumentos no menos importantes, ya que esta región tiende a deteriorarse con rapidez, y a hacer evidente el paso del tiempo. Otras personas consultan al cirujano a causa de rasgos familiares heredados, alteraciones de la piel tras la recuperación de una enfermedad, o el uso de ciertos medicamentos, antecedentes que ocasionan la desmejora de los tejidos que rodean los ojos. Ya sea por motivos funcionales o cosméticos, la cirugía de párpados es un procedimiento que mejora decisivamente la condición de vida del paciente.

Mediante la blefaroplastia o cirugía de párpados el cirujano retira el exceso de grasa y reposiciona la piel caída. Dependiendo de la redundancia de piel, grado de laxitud, condiciones propias del paciente, edad y rasgos físicos, el cirujano considera el tipo de técnica a utilizar.

En la consulta inicial el médico podrá orientar sobre qué procedimientos se adecúan mejor a su circunstancia particular. Así mismo, el facultativo realiza un minucioso examen de ojos para determinar si es necesario operar sólo los párpados superiores, los inferiores o ambos. Se evalúan el soporte óseo y la posición de las cejas, así como la estética y la dinámica de la zona periorbitaria. Luego de esta cuidadosa observación, el médico podrá realizar un diagnóstico sobre la condición del paciente y le orientará sobre el procedimiento. Del mismo modo, el facultativo ordena una serie de exámenes de laboratorio para enterarse de la situación física del paciente y procede a actuar en base a esos resultados. Es importante que el paciente informe a su médico si sufre de algún padecimiento ocular en particular o algún otro desorden de la salud, así como alergias y tratamientos médicos en curso. El cirujano tendrá en cuenta esta condición particular para asegurarse de manejar la situación adecuadamente.

La cirugía de párpados es un procedimiento que se realiza de manera ambulatoria y bajo sedación intravenosa o anestesia general. Actualmente, las técnicas de anestesia se manejan de tal forma que ofrecen mínimas molestias al paciente y son monitoreadas bajo estrictos protocolos médicos.

Las incisiones que requiere este procedimiento se ocultan siguiendo las líneas naturales de los párpados superiores, y por debajo de las pestañas, en los párpados inferiores. Posterior a la cirugía generalmente se presenta leve inflamación y equimosis, condiciones que suelen ceder con los días y mejoran de acuerdo al seguimiento de las recomendaciones médicas. Después de unos días el paciente puede volver a sus labores ordinarias, sin embargo deberá esperar al menos tres meses para ver los resultados definitivos.

Como en la mayoría de cirugías plásticas faciales, a medida que transcurren los días y el organismo se adapta a los cambios, el paciente podrá evidenciar cambios positivos paulatinamente.La blefaroplastia es uno de los procedimientos quirúrgicos dentro de la cirugía plástica facial que provoca cambios determinantes en la apariencia y en la vida de los pacientes. Pero de esta misma manera, es también una práctica quirúrgica de gran complejidad que exige y requiere del galeno gran práctica y pericia. Junto con la cirugía de nariz, la blefaroplastia mejora sustantivamente el aspecto general del rostro, ya que restablece la lozanía de la piel del contorno de ojos y reduce visiblemente las líneas de expresión.

Es posible que además del rejuvenecimiento de párpados, el médico recomiende otros procedimientos como levantamiento de cejas, levantamiento de mejillas, procedimientos con láser, rellenos faciales o Botox, con el fin de optimizar los resultados de la cirugía. No obstante los positivos cambios que reportan la mayoría de pacientes, es importante que todo aquel que se someta a una cirugía, se informe suficientemente acerca del procedimiento, hable ampliamente con su médico, resuelva todas sus dudas, mantenga expectativas realistas y otorgue el suficiente tiempo a su cuerpo para ver los resultados finales.

JORGE ALBERTO ESPINOSA REYES, M. D.
Cirujano Plástico Facial y Otorrinolaringólogo